25 de Agosto, 2016

Pechugas de pollo con compota de albaricoques

 

 

 

 

 

                                  

 

Ingredientes

    Para la compota:

  • 200 g de albaricoques secos y picados
  • ½ taza de vino blanco
  • Para las pechugas:

  • 4 pechugas grandes deshuesadas, partidas a la mitad y abiertas
  • 2 cucharadas de mostaza
  • 1 cucharadita de ajo
  • 1 cucharadita de curry
  • 1 cucharadita de sal
  • ½ cucharadita de pimienta
  • Aceite y margarina para freír
  • Para la salsa de coco:

  • 1 taza de cebolla picada
  • 60 g de margarina
  • 1 lata de leche de coco
  • 3 hojas de laurel
  • 1 cucharada de ralladura de jengibre fresco
  • 1 cucharadita de sazón completa
  • 2 tazas de caldo de pollo
  • 1 cucharada de azúcar moreno
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación

Para la compota:

  1. En un tazón, mezcle el vino y los albaricoques y deje reposar unos minutos.
  2. En una ollita, cocine esta mezcla hasta formar una compota y retire.

Para las pechugas:

  1. Sobre una tabla, maje las pechugas para extenderlas y con una brocha, condimente con la mostaza, el ajo, el curry, la sal y la pimienta.
  2. Coloque una cucharadita de la compota sobre la pechuga, arrolle muy bien y con un palillo de dientes o pincho pequeño de madera, sostenga la carne.
  3. En un sartén con margarina y aceite mezclados, sofría las pechugas con el cierre hacia abajo, hasta que se doren.
  4. Retírelas y colóquelas en un refractario.

Para la salsa de coco:

  1. En el mismo sartén en el que se frieron las pechugas, coloque margarina y cristalice las cebollas.
  2. Añada el caldo de pollo, la leche de coco, la sazón completa, la ralladura de jengibre, el laurel, el azúcar moreno y salpimiente al gusto.
  3. Agregue un poco de la compota de albaricoques anteriormente preparada.
  4. Cuando esta mezcla hierva, coloque las pechugas y hierva a fuego bajo, hasta que el pollo se suavice.

Para servir:

  1. Coloque sobre un refractario grande, decore con perejil fresco y disfrute.