01 de Jul, 2015

Raíces comestibles

La zanahoria, la remolacha, el apio, la cebolla, el ajo, el puerro y el rábano, son algunas de las raíces más comunes que se consumen.

Los anteriores, son ejemplos de vegetales que producen engrosamientos en sus raíces, se redondean mucho y terminan en un filamento largo y estrecho, esto es una forma de almacenar nutrientes (vitaminas y minerales) que los ayudan a crecer y a producir flores y frutos.

Podemos clasificarlas en raíces largas, raíces redondas y raíces irregulares. Las largas, como la zanahoria, son particularmente efectivas, energéticamente, en los intestinos, vesícula y las partes centrales de los órganos reproductores (útero, cérvix y próstata). Por su parte, las redondas (rábanos, cebollas) contienen más agua que las raíces largas y generalmente maduran más pronto que estas. Comparten las mismas propiedades básicas de absorción y asimilación que las raíces largas.

El jengibre es un ejemplo de raíz irregular. Muchas variedades de esta categoría tienden a ser muy picantes o muy amargas. Las picantes tienen un efecto fuerte dispersante en el cuerpo, mientras las amargas, un efecto secante, purgante y fortalecedor.

¿Cómo se pueden consumir? Es cuestión de gustos, pero por ejemplo, el rábano suele comerse crudo como aperitivo y en ensaladas. En Oriente suele marinarse o cocerse y sus semillas se añaden a sopas, bocadillos y tortillas. La remolacha se puede comer cruda, cocida, en conserva o vinagre. Se debe pelar después de cocinarla y el tiempo depende de su tamaño (varía de 30 a 60 minutos).

5 recetas con raíces

Torta de zanahoria con salsa de papaya y piña: http://bit.ly/1Btfwdw

Pico de gallo con chile chipotle y rábanos: http://bit.ly/1Btf0wd

Crema tibia de puerros y papa: http://bit.ly/1bY6eud

Galletas de coco con jengibre: http://bit.ly/1CisLc7

Ensalada de remolachas asadas, huevos, yogur y eneldo: http://bit.ly/1BtfYbC