24 de Abr, 2017

¿Por qué incluir en su dieta semillas de sésamo?

Cada día la sociedad requiere de tareas que exigen más energía de nosotros. Sin embargo, para tener la suficiente es necesario cambiar los malos hábitos alimenticios, es decir, debemos consumir comida sana para cuidar nuestro cuerpo,  lo cual se traducirá en mayor energía para rendir en el trabajo.

Es importante contar con un buen desayuno saludable para empezar el día con energía. Y, no podemos olvidar incluir un alimento que, aunque pequeño, posee un gran aporte en nuestra dieta. Este alimento es la semilla de sésamo, el cual contiene dosis grandes de proteína, grasas poliinsaturadas y calcio.

La riqueza en este alimento, lo convierte en un buen condimento que se puede añadir a todo tipo de platos, de forma regular.

Es proveniente de una planta originaria de África e India, pero actualmente puede ser cultivado, en distintas variedades, alrededor de todo el mundo, especialmente en América Latina.

De este alimento puede ser consumido tanto la semilla como su aceite, sin mencionar la gran variedad de productos que pueden ser elaborados en casa a partir de esta exquisitez.

Propiedades nutricionales de las semillas de sésamo

Desafortunadamente la comida chatarra ha ido ganando espacio en las mesas de nuestros hogares, de forma que los alimentos más importantes y nutritivos han quedado en segundo plano, muy en contra de la preferencia de nuestros ancestros.

Es importante incorporar en nuestros platos principales las semillas de sésamo ya que además de proporcionar un sabor exquisito y diferente a nuestros platos, posee excelentes características nutricionales que la convierten en candidata idónea para ocupar un buen lugar en nuestros hogares, sobre todo en aquellos hogares con niños.

1. Proteínas

Aunque no contienen todos los aminoácidos esenciales, las semillas de sésamo son ricas en proteínas, y al combinarlas con cereales se puede obtener una proteína de valor biológico significativo.

Una gran idea es añadir un poco de semillas de sésamo a los cereales para el desayuno. Si hay niños en el hogar, esta mezcla les aportará la energía necesaria para comenzar el día y llevar a cabo una buena bioquímica del organismo.

También puede tomar dos pequeñas cucharadas de semillas molidas, y hará la misma función al ser consumidas durante la mañana. ¡Amarán su sabor!

2. Grasas

Uno de los componentes de la semilla de sésamo que se lleva todas las ovaciones, es sin lugar a dudas, su aporte en ácidos grasos esenciales, tales como el Omega-3 y el Omega-6. Dichos ácidos son los más importantes y beneficiosos para incluir en nuestra dieta.

Son llamados así, ácidos grasos esenciales, porque nuestro organismo no es capaz de fabricarlos, por ello es que se necesita su ingesta a través de la dieta. Estos ácidos son de gran beneficio por el impacto positivo que tienen en la prevención de enfermedades relacionadas con el sistema cardiovascular y las arterias.

      a. Hidratos de carbono

Realiza un gran aporte de fibra, la cual resulta fundamental para mantener buena salud intestinal, puesto que actúa como un cepillo que limpia profundamente los elementos tóxicos que van quedando depositados en las paredes intestinales, favoreciendo además la formación de masa fecal. Tener un buen tránsito intestinal se traduce en buena salud para el organismo completo.

     b. Vitaminas

Son ricas en vitaminas del grupo B (B1, B3, B6, ácido fólico). Dichas vitaminas son indispensables para la buena salud de la piel y los tejidos, favoreciendo además el funcionamiento correcto del corazón y los músculos. De igual forma, contiene buena cantidad de vitamina E, una poderosa vitamina antioxidante, capaz de hacer frente a los efectos de los radicales libres.

     c. Minerales

Contienen numerosos minerales entre los que se cuentan el fósforo, potasio, magnesio, zinc, entre otros. Lo que más impresiona de la semilla de sésamo es su extraordinario aporte de calcio, pues esta semilla es una de las fuentes más ricas en calcio que podemos encontrar e incorporar a nuestra dieta.

Es por ello que éstas constituyen uno de los alimentos cruciales indispensables en la dieta de niños y niñas, muy recomendadas también en dietas para mujeres postmenopáusicas y embarazadas, dado que contiene casi el doble del calcio que se puede encontrar en la leche. El consumirlas no implica la absorción de hormonas o antibióticos presentes en los productos lácteos.

 

Beneficios de las semillas de sésamo

Incorporar las semillas de sésamo en nuestra dieta aporta muchos beneficios a nuestra salud, como por ejemplo:

Protegen el sistema cardiovascular gracias a la presencia de los ácidos grasos poliinsaturados, los cuales mejoran la salud de las arterias, resultando esto en una menor incidencia de hipertensión, infarto de miocardio, angina de pecho, entre otros males.

Mejora la de las personas diabéticas. Algunos estudios indican que consumir de forma regular las semillas de sésamo reduce la presión arterial y el nivel de glucosa en pacientes diabéticos hipertensos.

Contribuyen a mejorar la depresión debido a la presencia del maravilloso aminoácido triptófano, el cual es un precursor de la serotonina que permite el control del estrés, la ansiedad, el insomnio, la depresión y la falta de energía.

Previenen la osteoporosis, debido al importante contenido de calcio que aporta el consumo de forma regular de las semillas de sésamo.

Nos mantiene jóvenes. La presencia de antioxidantes en este alimento, el cual lucha contra los radicales libres, así como sus vitaminas y minerales, permiten mantener en forma plena el sistema inmunológico, logrando combatir la oxidación.

Protegen el aparato digestivo, por la acción de la fibra (mucílagos), que protege las mucosas e impide la aparición de irritaciones, como la gastritis y la acidez.

Mejora la salud bucal. Según el ayúrveda, medicina tradicional hindú, aplicar aceite de aceite de sésamo en la boca, y dejar actuar por unos minutos, previene la formación de caries, gingivitis, placa dental y el mal aliento