29 de Ago, 2016

Pasos para elaborar cerveza artesanal

Antes de entrar en los detalles de la preparación de esta bebida milenaria, cuyo origen no se conoce con exactitud, es importante explicar qué es una cerveza artesanal.

El primer requisito es el uso de un 100 por ciento de malta; es decir, no se debe emplear maíz ni arroz como rellenos. Además, que no incluya nada de ingredientes artificiales, que sea innovadora y no esté ligada a una cervecería industrial; o sea, debe ser independiente. Sus ingredientes básicos son: agua, malta, lúpulo y levadura.

Conociendo estos detalles, podemos entrar de lleno con la elaboración de esta bebida y su proceso:

1. Preparación de la malta
Con las especificaciones del maestro cervecero, se prepara la malta. Esto es todo un arte y una ciencia, solo así nace una buena cerveza.  Una vez seleccionada y pesada, la malta pasa al molino, donde es quebrada, pero no molida para exponer el almidón.

2. Maceración
La malta semitriturada se pasa por una caldera con agua caliente, previamente tratada, por unos 60 minutos, y se forma una especie de té, al que se le llama mosto. Con este paso se extraen aromas, colores y azúcares.

3. Cocción
La preparación anterior se cocina en grandes calderas de acero inoxidable a una temperatura de entre 96ºC y 100ºC, por 90 minutos. A lo largo de este proceso, el maestro cervecero va agregando, en diferentes tiempos, el lúpulo, que es un elemento de balance en la cerveza.  Una cerveza con cuerpo y finamente balanceada se logra solo con la experiencia del experto.

4. Enfriamiento
Después de la cocción, se inicia el proceso de enfriamiento con un intercambiador de temperaturas, que a la vista semeja a un radiador de un carro.

5. Fermentación
Cuando se ha logrado la temperatura ideal (unos 20ºC), se pasa a los tanques de fermentación. Aquí se inocula el fermentador con la levadura.  Entre 5 y 7 días habrá una fermentación altamente activa. Después de este tiempo sigue la etapa de maduración, donde se inicia un proceso de enfriamiento, a unos 3ºC.

6. Filtrado y acondicionamiento
Se filtra el producto, removiendo un 99% de la levadura y se traslada luego a tanques de acondicionamiento, donde la cerveza es carbonatada. Es aquí cuando ya está lista la cerveza para ser envasada.

7. Envasado
Tras la fermentación ideal, se inicia el envasado, ya sea en botellas de vidrio o en sifones de aluminio de 60, 50 y 20 litros cada uno.

8. Al cuarto frío
El producto terminado no es pasteurizado, pues exponerlo a altas temperaturas genera un detrimento en su calidad. Hay un estricto control en la cadena en frío hasta los puntos de venta.