09 de Ene, 2017

¡Oro líquido para su salud!

El  aceite de oliva, obtenido del zumo de aceitunas, se considera una de las grasas más saludables por su gran contenido de ácido oleico, el cual se asocia a la prevención de algunos tipos de cáncer.

Este aceite puede ser usado tanto en frío como en caliente. Es una grasa saludable, algo que parecería una incoherencia, pero gracias a sus grandes propiedades antioxidantes es tenido en alta estima.

Es por eso, que este inicio de año, le damos algunos consejos para sacarle mayor provecho en la cocina a este beneficioso líquido:

• Es ideal para aliños y vinagretas porque aporta muy poco contenido de grasas a las recetas.

• Si se hace bien la fritura, es decir, cuando el aceite de oliva esté bien caliente (cerca de los 180ºC), este va a formar una costra que impide que se pierdan los valores nutritivos del alimento.

• Las masas para empanadas, empanadillas, etc., adquieren una mejor textura al utilizar aceite de oliva como ingrediente.

• El aceite de oliva es un producto vivo. Para conservar su frescor e integridad hay que mantenerlo alejado del excesivo calor, del aire, de la humedad y, sobre todo, de la luz.

• Para freír, el aceite de oliva es el  mejor, pues resiste temperaturas superiores frente a otros aceites. Ello propicia un mejor freído y los alimentos se impregnan menos de sustancias grasas.

• No se debe mezclar el aceite de oliva con ningún otro aceite vegetal o grasa, para no alterar sus propiedades.

• El aceite de oliva es el aceite vegetal más resistente al calor, en contra de lo que la mayoría de la población costarricense cree, y esto está avalado por varias investigaciones científicas.