09 de Jul, 2018

Nevax Advanced, más que una toalla de papel

Las toallas de papel son súper amigables, muy útiles y casi que indispensables; además, se les puede dar una cantidad infinita de usos.

Fácilmente tenemos a nuestro alcance toallas de papel, y por lo general las utilizamos para quitar la grasa de las frituras que cocinamos, limpiar derrames de líquidos o, simplemente las
sustituimos por limpiones al secar platos.

Lo importante es no desperdiciarlas y aprovecharlas al máximo para racionalizar su uso. Es por esto que, en la siguiente lista te damos 10 consejos útiles y diferentes, que quizás no conocías sobre cómo usar las toallas de papel en la cocina:

1. Envolvé los vegetales como el culantro o la lechuga con toallas de papel, te ayudará a conservarlos por más tiempo.

2. Si tu organizador de cubiertos es de madera, colocá una toalla debajo de las cucharas, tenedores y cuchillos para proteger la madera.

3. Distribuí las toallas en las bandejas inferiores de la refrigeradora o en los recipientes donde se colocan las verduras y legumbres para evitar derrames y facilitar la limpieza.

4. Para el microondas, el uso de las toallas de papel es muy beneficioso. Además de limpiar, utilizalas para envolver la comida en lugar de plástico, ya que este es más peligroso
cuando se calientan alimentos.

5. Al cocinar en sartén o freidora, retirá la grasa sobrante con una toalla de papel y botala en el basurero, no la desechés por el desagüe. Si cocinás en sartenes de hierro, las toallas te ayudarán en su mantenimiento.

6. ¡Filtrá la grasa de la sopa o del caldo de pollo! ¿Cómo?, cubrí un colador con una toalla y luego traspasá el líquido.

7. Congelá pan sin problema y volvelo a comer cuando querás al colocarlo en una bolsa dentro de una toalla de papel. Al volverlo a comer, sacalo, dejalo descongelar y la servilleta
absorberá toda la humedad.

8. ¿Sabías que los hongos no se lavan? Ante esto, limpialos suavemente con una toalla de papel y un poquito de agua tibia.

9. Deshidratá el azúcar moreno colocándolo en un recipiente y cubrilo con una toalla de papel húmeda. Dejalo reposar durante toda la noche y utilizalo de nuevo en la mañana, esto
evitará que el azúcar se pegue y se hagan grumos.

10. Si no tenés a mano un filtro para hacerte café, una toalla de papel será la solución. Colocá una de estas en un filtro de café en forma de cono y doblá los términos requeridos. Luego, cortá la parte de la toalla que sobra por encima del borde del filtro para asegurarte que el cartucho del filtro cierre de manera correcta, y filtre el café.

Para estas y más soluciones prácticas en la cocina, recordá tener siempre a la mano las toallas de papel Nevax Advanced, que son hasta 40 veces más resistentes y absorbentes, y controlan cualquier imprevisto con una sola hoja.