23 de Ene, 2017

Maní: mucha proteína

Científicos descubrieron que esta oleaginosa es buena para la salud por sus propiedades antioxidantes.

Es económica y contiene importantes vitaminas y minerales. Por ejemplo, 50 gramos aportan al organismo el 24% de las proteínas necesarias y reducen el colesterol en la sangre al tener grasas monoinsaturadas.

Es altamente rico en antioxidantes necesarios para proteger al organismo de padecimientos asociados a las enfermedades coronarias o al cáncer.

Con pequeñas cantidades de maní el organismo obtiene casi la mitad de las 13 vitaminas que requiere el organismo, como la E, B₁, B₂, B₃ y B₆. Los nutricionistas recomiendan consumir diariamente 50 gramos.

También contiene minerales muy importantes para el cuerpo. Entre los más significativos están el potasio, el sodio, el hierro, el calcio, el magnesio, el flúor, el zinc, el cobre y el selenio, que ayudan en la conformación ósea, funciones del cerebro y formación de dientes sanos.

Los expertos afirman que la carga proteínica del maní produce sensación de saciedad, por lo que lo recomiendan en las dietas. Además, contiene grasas insaturadas que son fuente importante de vitaminas liposolubles. A su vez la riboflavina lo hace útil en los procesos de respiración de las células de la piel, las uñas y el cabello, y la niacina (vitamina B₃) lo convierte en un ingrediente vital para el fortalecimiento muscular. Esto sin contar que contiene vitamina A y E, por lo que se le atribuyen funciones antioxidantes y de regeneración celular.

Por otra parte, no se recomienda la ingesta de maní a niños menores de 3 años, ya que pueden presentar ardor estomacal y en la garganta, además de irritaciones cutáneas en las cercanías de la boca; en casos aislados, puede provocar alergias.