06 de Jun, 2016

La proteína del futuro

Poco a poco la carne de búfalo se ha ido introduciendo en el mercado costarricense como una buena opción para reemplazar la carne bovina.

La carne de búfalo posee un 55% menos de calorías, 30% menos de colesterol, 12% menos de grasa, 11% más de proteínas y 10% más de minerales que la carne bovina. Es muy similar a la carne de vacuno en muchas propiedades básicas: estructura, composición química, valor nutricional y sabor. Además, por su bajo contenido de grasa, la carne se digiere de manera más rápida y en cuanto a su sabor y apariencia, comparada con la carne de res, la única que se podría decir que existe es que la carne de búfalo es más jugosa.

De su carne se puede obtener: carne molida, costillas, bistec parrillero, carne para desmechar, chorizos, tortas para hamburguesas y cortes parrilleros. Además de carne, de las búfalas se puede obtener leche, con la cual, según sus criadores, se puede producir el doble de queso que con la del ganado vacuno. Tipos de queso: mozzarella, mozzarella ciliegini, ricotta y para freír.

El búfalo consume cualquier tipo de follaje, puede estar en terrenos difíciles, como los húmedos y pueden ser utilizados como fuerza de trabajo. Datos de la Federación Americana de Criadores de Búfalos, indican que en el continente existen cerca de cuatro millones de estos rumiantes y que la mitad de ellos se encuentra en Brasil. En Europa se calcula que existe un millón de búfalos, la gran mayoría en Italia, y en Costa Rica, existen unos 15 000 búfalos y cerca de 100 criaderos.

Actualmente en el país se está en proceso de traer semen y embriones para aumentar la producción de leche de las hembras y mejorar la genética.