26 de Sep, 2016

El buen anfitrión en la cocina

Un buen anfitrión debe tener en cuenta ciertos aspectos básicos de cortesía, educación y comportamiento, para hacer sentirse cómodos a sus invitados y tener una grata experiencia.

Si organiza una comida para amigos, lo primero que deberá hacer es sentarse y contar el número total de invitados. Procure que antes de que toquen a su puerta, todo esté listo y preparado.  Es de mala educación atender a sus invitados mientras está entre ollas y sartenes y con todo a medio hacer.

Si prepara todo con tiempo, evitará además el olor excesivo de la comida por toda la casa y en su ropa cuando los invitados lleguen. Ayúdese con velas aromáticas, incienso o lo que prefiera, para crear una agradable atmósfera.

Recuerde que cada uno de sus platillos deberá estar pensado en quienes lo visitarán, así que habrá que tomar en cuenta sus necesidades y gustos.

Vital: no haga ensayos ni dé vida a una receta el mismo día que vienen a casa sus invitados. Muchas veces las cosas no salen bien y con la presión de las visitas, todo puede terminar en caos.

Dependiendo del grado de confianza con sus invitados, puede organizar un bufé o llevar los recipientes a la mesa y que cada uno se sirva. Decida antes si los sentará a la mesa o comerán en un ambiente más informal; dependiendo de esto, así deberán ser los platillos para que no haya complicación a la hora de disfrutarlos.

Si va a preparar mariscos o algún platillo que los tenga como ingrediente, investigue primero si alguien es alérgico, antes de elegir esa receta. El tema de la intolerancia al gluten es otro factor por tomar en cuenta. Si no se ha enterado, pregunte, de manera educada y anticipadamente, si alguno de sus invitados tiene problemas con ese ingrediente, para idear un menú sin complicaciones.

Recuerde tomar en cuenta si alguno de sus invitados es vegetariano, para ofrecerle alguna opción alterna. Siempre es importante alistar uno o dos platos principales que se puedan acompañar con una exquisita ensalada, por si hay alguno de los invitados que no gusta de algo de lo que usted preparó.

Si no tiene claro el presupuesto, elija la o las recetas, apunte los ingredientes necesarios y estime cuánto gastará. No olvide incluir el gasto de las bebidas, ya sea gaseosas, naturales, aperitivos o algún tipo de licor.

El tema de los postres es también de cuidado, en especial si hay alguien a dieta o que no puede ingerir azúcar; tómelo en cuenta para que sea perfecto este dulce momento. La intolerancia a la lactosa también debe tomarse en cuenta, en especial si hará algún postre con leche o sus derivados.