29 de Ene, 2018

¿Cuáles son las mejores maneras de consumir las verduras y vegetales?

La mayoría de las personas saben la importancia y la repercusión que tiene en la salud el hecho de consumir las porciones recomendadas de frutas, verduras y vegetales. Las plantas y sus frutos es de lo mejor que podemos ingerir, de eso no hay duda. La confusión llega cuando en nuestra curiosidad de saber cómo alimentarnos mejor, encontramos especialistas que recomiendan -por ejemplo- no hervir las verduras para que estas no pierdan sus propiedades.

Si usted es de esas personas a quienes le importa cuidar su cuerpo, mire este listado para mantenerte sano realizando pequeñas acciones.

Pero para sacarlo de esas dudas mejor siga leyendo y descubre cuáles son las ventajas y las desventajas de diferentes técnicas de cocción que usamos para las verduras y vegetales. En este listado no se incluyen verduras ya que la mayoría de las veces estas se consumen crudas o en jugos.

-Sofritas: es común usar un poco de aceite para sofreír vegetales que le dan un poco más de sabor a la comida. Esta es una excelente manera de sazonar sus platos y es muy saludable si elige un chorrito de aceite de oliva en vez de cualquier otro aceite. Ajo, cebolla, cebollín, ajo porro, pimentón, tomate, repollo, zanahoria, papa, entre otros, saben excelente cuando los sofríe. Por otro lado, se ha comprobado que el aceite de oliva virgen les transfiere sus propiedades a las verduras cuando las cocina usándolo así que básicamente las haría aún más alimenticias.

Además, cuando logra medir las cantidades de estos vegetales ricos en sabor y usar especias como laurel, pimienta, orégano, paprika pueden hacer que sus comidas alcancen niveles profesionales sin necesidad de agregar químicos innecesarios y nocivos para la salud.

-Horneadas: otra buena manera de mantener los nutrientes de las verduras y hortalizas es al hornearlas. Lávelas bien, pélelas y córtelas poco tiempo antes de llevarlas al horno. Hay que tomar en cuenta que hay algunas vitaminas como las A, C, B1, B2, ácido fólico entre otras, que son sensibles al calor por las cuales se podrían perder cuando las verduras o vegetales son expuestas a él.

Sin embargo, la vitamina K es resistente al calor según han probado estudios científicos, esta vitamina actúa en el cuerpo en la reparación de tejidos, coagulación de la sangre, previniendo enfermedades cardiovasculares, entre otras funciones.

-Al vapor: esta es una buena técnica para cocer verduras ya que no requiere de demasiado tiempo y tampoco es necesario agregar mucha agua. Además, cuando cocemos las hortalizas al vapor podemos medir fácilmente la textura que tendrá dependiendo del tiempo que se emplee. Cuando cocina los vegetales y hortalizas con esta técnica, ellas mantienen la gran mayoría de esas propiedades que las hacen tan especiales.

Para cocer al vapor vegetales verdes, es una buena idea que solo use un chorrito extra de agua limpia, aparte del agua del lavado, coloque a fuego lento y sin tapa para que el color no se pierda. Si se trata de verduras rojas como remolacha o pimentón, agregue al agua un chorrito de jugo de limón para acentuar su atractivo color. Para las verduras al vapor, lo más saludable e ideal es que su punto esté al dente.

-Hervidas: hay personas que hacen las verduras de esta manera, pero lamentablemente es la menos saludable de consumi. Esto pasa porque -como se menciona anteriormente- muchas vitaminas no son inmunes al calor, mientras otras que sí son, al estar tanto tiempo remojadas, se quedan en el agua que desechas.

Así que la recomendación es que, si va a consumir verduras hervidas que sea en sopa o, utilice el agua donde las hirvió para otras preparaciones en la cocina como cremas, salsas, etc. Con el fin de que esos nutrientes no se desperdicien.

La mayoría de las dietas para perder peso o para mantener una salud óptima incluyen muchos vegetales. Ahora que ya conoce los beneficios de cada uno de los tipos de cocción, elija la que considera que se adapta mejor a su estilo de vida. Asimismo, recuerde que siempre será mejor ingerirlas crudas (las que apliquen) después de lavarlas muy bien y agregar un chorro de vinagre o limón para eliminar microorganismos dañinos.