25 de Ene, 2016

Consejos para el consumidor de productos del mar

Cuando adquiera productos del mar (pescados, camarones, calamares, langostas, otros), es importante que tome en cuenta algunos aspectos para evitar algún tipo de contaminación u otro:

1. Debe presentar un olor fresco y suave. El olor agrio, amargo, rancio o a amoníaco es señal de mala calidad.

2. La carne debe tener una consistencia firme, no babosa.
 
3. Solo compre productos del mar que estén refrigerados o en hielo.
 
4. Si el producto congelado está empacado y este está abierto o roto, no lo adquiera.
 
5. Una vez descongelado el producto, no lo vuelva a congelar.
 
6. Descongélelo gradualmente. Páselo del congelador a la parte inferior del refrigerador en la noche. Si lo necesita descongelar rápido, introdúzcalo en una bolsa y sumérjalo en agua.
 
7. En el caso de los pescados, los ojos deben estar brillantes. Si su aspecto es turbio, es señal de que no está fresco.
 
8. Cuando realice sus compras, compre el pescado al final.
 
9. Si compra pescado fresco para consumirse en las siguientes 24 horas, no lo congele y colóquelo en la zona más fría de la refrigeradora.
 
10. Cuando compre pescado para congelarlo por varios días, cómprelo congelado.
 
11. Cuando compre especies que tienen concha, como las almejas, evite comprar las que se encuentren quebradas, rajadas o abiertas.
 
12. Si compra calamares enteros, retire sus vísceras antes de congelarlos.
 
13. Cuando compre camarones, preste atención a la cáscara, si se desprende fácilmente y la carne tiene bordes amarillos, es señal de mala calidad. De igual manera, no deben presentar manchas negras.