18 de Abr, 2016

Consejos para dejar de sufrir con digestiones pesadas

En reuniones con amigos o con familia, los fines de semana o en alguna actividad especial, se suele comer de más y el cuerpo lo resiente provocando digestiones que se vuelven un poco pesadas. Los malestares son múltiples, tanto que en ocasiones generan dificultades en el momento de conciliar el sueño.

Aquí compartimos 6 consejos muy útiles para evitar las digestiones pesadas, los cuales están muy relacionados con el seguimiento de una alimentación saludable.

1. Limitar alimentos: lácteos, bebidas o alimentos muy azucarados, carnes rojas y alimentos muy picantes o con muchas especias, pueden provocar digestiones pesadas, por lo que se aconseja consumirlos cada cierto tiempo. La acidez es otro de los síntomas de las digestiones pesadas, en muchas ocasiones generadas por alimentos altamente procesados, el alcohol, el azúcar, los refrescos y el ayuno prolongado.

2. Ingerir alimentos con fibra dietética: las frutas y verduras de temporada, las semillas, las nueces, las leguminosas (como las lentejas y garbanzos), los productos de trigo integral y los granos enteros (quinoa, trigo, maíz, cebada) cuentan con un alto contenido de fibra dietética que es perfecta para tener una buena digestión. La fibra regula los movimientos intestinales y beneficia a la disminución del riesgo de padecer enfermedades del corazón, obesidad y sobrepeso.

3. Tener un horario regular de comidas: se debe ser constante con los horarios en los que se come, pues además de causar digestiones pesadas, es perjudicial para la salud. Conservar los horarios regulares hace que el organismo entre en ritmo y el reloj biológico, que está comandado por los ritmos circadianos, se sincroniza.

4. Comer despacio: comer despacio y masticar cada bocado por lo menos 15-30 segundos hace que las enzimas de la boca comiencen a desdoblar los nutrientes. Además, le da oportunidad al cuerpo de enviarle una señal al cerebro de que el estómago está lleno.

5. Realizar ejercicio: mínimo se debería caminar 30 minutos a diario, esto para favorecer el movimiento gastrointestinal.

6. Mantenerse hidratado: se recomienda beber entre dos y tres litros de agua al día.

Estos consejos, además de ayudar con el tema de la digestión, son consejos para tener una vida saludable. La buena alimentación, el tiempo en el que se come, las porciones, ingredientes, actividad física, la inteligencia emocional y el nivel de estrés, son factores que influyen de manera positiva en el cuerpo.