05 de Mar, 2018

¿Cómo perder peso sin someterse a ninguna dieta estricta?

En un nivel muy básico, perder peso requiere comer menos calorías de las que quema. Pero también puede acumular más probabilidades a su favor. Hacer ejercicio justo después de despertar y antes de desayunar le permitirá consumir más calorías sin aumentar de peso, lo que significa que perderá peso si mantiene constante su consumo de alimentos.

Otra buena manera es aprovechando el poder de elección y crear un entorno que facilite la alimentación saludable. Comienza con pequeños pasos y ponga algunas cosas simples en su lugar, así necesitará menos fuerza de voluntad y determinación. De hecho, podrá comer más sano sin siquiera intentarlo.

¡Veamos cómo puede comenzar a perder peso!

Mastique lentamente la comida

Masticar aumenta el flujo de sangre al estómago y puede aumentar el número de calorías quemadas mientras está comiendo. Las personas que mastican lentamente y que toman mordidas más pequeñas, consumen casi 100 calorías menos que aquellos que devoraron su comida.

Recuerde que masticar es el primer paso para una buena digestión. Reducir el tiempo que tarda en comer permite que las señales de llenura lleguen al cerebro. Es decir, se evita la sensación de estar excesivamente “full” después de comer muy rápido.

Mantenga un diario de la comida

Comience un diario y apunte todo lo que se come, por qué, cómo le hizo sentir y qué tan hambriento se sentía en una escala del 1 al 10. Suena extraño pero si quiere entender su relación con la comida, tiene que conectarse con ella, y si lo tiene por escrito, será mucho más fácil de lograrlo.

Identifique por qué tiene hambre

Es imprescindible comprender de dónde vienen los dolores de hambre para poder crear una buena relación con los alimentos. Esta forma de pensar puede ser bastante útil cuando se trata de bocadillos.

Por ejemplo, cuando llegan las 4 de la tarde y saca esa barra de chocolate de la gaveta, ¿realmente se siente hambriento, o solo necesita un poco de aire fresco? O si está sintiéndose nervioso en una reunión, ¿realmente necesita beberse ese refresco, o solo está alimentando sus nervios?

Coma solo cuando tenga hambre

Olvídese de las comidas al estilo militar. Desayuno X hora, merienda X hora, almuerzo X hora, cena X hora. No coma obligado, hágalo cuando realmente se sienta hambriento. ¿Tuvo un gran almuerzo, y no tiene hambre en la cena? ¿Realmente necesita comer algo por obligación? ¡Piénselo dos veces!

Pregúntese de dónde viene su comida

Observe la comida que esté en frente de usted, y pregúntele cuáles son los ingredientes que tiene, de dónde vienen y qué tan procesada es. En ese momento, cuando esté a punto de darle la primera mordida, trate de tener un momento de reflexión y siéntese agradecido por todos aquellos que pusieron esa comida en sus manos.

La idea es que pueda ser capaz de identificar alimentos integrales en su plato, carne, verduras, etc. Si se trata de una comida de microondas procesada y cargada de químicos, es posible que desee volver a evaluar lo que se come.

No use la comida como una recompensa

La alimentación emocional es una pendiente peligrosísima que se puede evitar con la alimentación consciente. Posiblemente haya tenido un día crucial en el trabajo. Sin embargo, es importante que esto no sea una excusa para comerse un tarro de helado de chocolate usted solo.

A pesar de que siempre se nos ha vendido que existe una relación entre el azúcar y el estado emocional, esto es completamente falso. En lugar de esto tome un baño caliente, establezca una cita con su masajista, o cualquier otra cosa que le calme que no tenga que ver con calorías.

Tómese 30 minutos para comer y beba agua

No parece mucho tiempo, pero en vista de que su cuerpo tarda 20 minutos en sentirse satisfecho, terminar su comida en menos de eso significa que probablemente va a comer en exceso sin siquiera darse cuenta. Tómese su tiempo y verá que no solo se sentirá más lleno antes, sino que consumirá menos calorías. 

Por otro lado, otras de las razones con las cuales confundimos el hambre es la deshidratación. Cuando sienta la primera señal de hambre, tome un vaso de agua grande para que el hambre disminuya, si después de 15 minutos sigue sintiendo hambre, entonces sabrá que su cuerpo está listo para comer.

Como ve, para perder peso no tiene que someterse a dietas rigurosas ni morir de hambre. Son solo algunos cambios leves que debe hacer. ¿Está listo para perder peso sin sufrir?