04 de Ene, 2016

¿Cómo hacer una tabla de quesos?

Cantidad:

Se sugiere de 4 a 6 quesos; sin embargo, se pueden llegar a colocar hasta 12 tipos. Cuando hay mucha variedad, el paladar se puede llegar a confundir y no disfrutar de los sabores de cada uno.

Peso:

Puede ser de 30 g a 50 g, dependiendo de la variedad de quesos que se elijan y si son para complementar una ceno o para utilizar como un bocadillo en un coctel.

Ubicación:

- Cuando los coloque en una tabla, visualmente resaltan más las cantidades impares cuando se cortan en rebanadas.

- Coloque los quesos empezando desde los más suaves a los más fuertes. Los quesos azules son los más fuertes.

- Mantenga los quesos al borde del plato y de forma ordenada.

- Los quesos se deben servir a una buena temperatura, no de la refrigeradora a la mesa. Deje que lleguen a una temperatura de 15°C a 18°C, para apreciar mejor su sabor.

¿Cuáles quesos elegir?

Se pueden elegir por:

- Países

- Regiones

- Tipos de leche de cada animal (cabra, oveja, vaca y búfala)

- Afinados de la corteza

- Maduraciones

- Texturas

- Aromas

- Sabores

- Intuición y gustos, por ejemplo:

   ∙ Cocidos y maduros: Cheddar, gouda y suizos
   ∙ Blandos: Brie y camembert
   ∙ Duros: Gruyère y provolone
   ∙ Azules: Roquefort y gorgonzola

Acompañamientos:

- Pan: De los mejores para combinarlo con el queso. Puede ser de corteza crocante o de centeno. Un pan de sabor intenso ligera la acidez.

- Frutas: Se puede servir con unas frutas que ayuden a preparar el paladar cuando se pasa de un queso a otro, como uvas, fresas o unos gajos de manzana.

- Mermeladas: En especial aquellas que tienen un toque de ácido como en el caso de las frutas, que hacen que el paladar se prepare a cambiar de un sabor a otro, además de ayudar a incrementar el sabor de ciertos quesos.

- Frutos secos: Son una apuesta segura ya que dan un toque perfecto al sabor de ciertos quesos, como por ejemplo pasas, higos, nueces, almendras, avellanas.

- Vinos: Son un acompañante casi obligatorio, ya que ayuda a levantar o completar el sabor del queso sin opacarlo u ocultarlo.

Otros consejos:

- Sirva las galletas preparadas con quesos suaves. El queso va a acentuar el sabor de la galleta.

- Las galletas con semillas van muy bien con quesos como el de cabra.

- Las rebanadas de pan tipo melcochón funcionan bien con los quesos blandos, fáciles de untar como el brie.

- El edamame, el jarabe de arce y la miel de abeja son acompañamientos interesantes y deliciosos para los quesos blandos y frescos como el queso feta.

- El tocino praliné o crocante de nueces van perfecto con los quesos azules.

- Los quesos duros van de maravilla con alimentos un poco condimentados, tales como rábano picante con arándanos y remolacha o mostaza de manzana.

- Las rebanadas de manzana son buenas con el queso brie y camembert, al igual que con tomates secados al sol y pistachos tibios.

- Las cebollas en rodajas finas son un excelente complemento para quesos cremosos como los azules o los picantes, como el Taleggio o St. Andre.