18 de Abr, 2018

5 consejos para hacer de la cocina su negocio

Cuando tenemos una pasión, o sabemos muy bien lo que realmente disfrutamos haciendo, es posible que tengamos la meta o la idea de poder ganarnos la vida o tener un ingreso haciendo esto, preferiblemente de forma exclusiva.

Dependiendo de cuál sea nuestra pasión o qué es esa cosa que tanto quisiéramos convertir en nuestro trabajo, así como de nuestras habilidades y capacidades actuales, podría ser más o menos complicado alcanzar esta meta.

En el caso de las personas que disfrutan cocinar, o que lo consideran su pasión, las posibilidades de vivir de la cocina no son pocas, pero muchas personas probablemente también quisieran tener su propio negocio de comida, pero no poder hacerlo aún.

1. Sea el/la cocinero/a de su propio negocio

Otra cosa que también es probablemente común entre las personas que aman cocinar y que quieren su propio negocio de comida, es que quieran, por ejemplo, un restaurant, y ser el/la chef de este, lo cual tiene sentido.

Pero si aún no puede crear su propio negocio o restaurante, y sin embargo tiene un trabajo como cocinero/a, significa que ya es capaz de hacer dinero trabajando en lo que le gusta, y esta sea parte del camino.

Por ello, incluso si tener y conducir un negocio, incluso si es de comida, toma mucho más que solamente cocinar; convertirse en un(a) mejor cocinero/a es una gran parte de cumplir esta meta. Porque mejorando, podría obtener mejores oportunidades, y eventualmente crear su negocio.

2. Aceptar cocinar para otras personas

Cuando nos dedicamos a hacer algo práctico, creativo, experimental o artístico; podría ser difícil aceptar que podríamos necesitar trabajar para otras personas, y haciendo realidad las ideas de otras personas.

Pero trabajar por otras personas, en este caso, como cocinero/a, es una forma de trabajar en lo que le gusta, practicar su arte, aprender de otras personas y de usar sus capacidades para brindar una gran experiencia a los comensales, así como comenzar a obtener experiencia real.

3. Estar dispuesta/o a probar nuevos sabores

Sea lo que sea a lo que dediquemos, incluso en áreas muy específicas, siempre habrá algo que nos atraiga especialmente y a lo que solemos prestar atención especialmente, y por lo tanto, en lo que somos mejores.

Especializarnos es muy importante, y esto es también cierto para cocineros, prefiriendo postres y repostería, o comida de un país específico. Pero el valor que podemos obtener de probar nuevas cosas y estar abiertos a incluir nuevos sabores en nuestro repertorio, puede hacernos mejores cocineros.

4. Considerar el estudio

Existen muchas cosas que no necesitan realmente de que vayamos a la universidad para ser capaces de obtener el conocimiento y habilidades para hacer lo que queremos hacer, y esto es incluso más cierto en esta época en la que disponemos de la internet.

Sin embargo, la universidad o la educación especializada por medio de cursos o yendo a una academia, en este caso, una academia de comida o cursos relacionados, incluso un grado en nutrición, podrían hacer la diferencia en lo que podemos hacer, o simplemente brindarnos nuevos conocimientos.

5. Ser creativos y valorar las recetas de otros

La creatividad es una creatividad altamente valorada, especialmente en áreas donde crear y generando nuevas ideas y soluciones es una parte fundamental; y esto es cierto para el trabajo de cocinero/a.

Pero algunas veces, cuando se piensa en la creatividad, se hace con pena, porque se considera que la creatividad es algo con lo que se nace. Esto es cierto, la diferencia con la creencia general es que todos nacemos con la capacidad de ser creativos.

Pero ser creativos no debe significar hacer todo de forma única y nunca hacer algo igual o similar que otras personas. Por esta razón, también debemos comenzar a valorar lo que otras personas hacen y aprender de lo que hacen bien, y de lo que no.

Grandes artistas, contrario a lo que podríamos esperar, valoran enormemente el tomar inspiración de otros artistas, y algunos de ellos incluso lo llaman “robar”, que no significa más que copiar a los maestros, aprender de su trabajo y ser creativos a partir de allí.

6. Empiece con poco, sea paciente y disfrute

No siempre es posible comenzar desde el principio teniendo el trabajo con el que soñamos, o en este caso, teniendo nuestro propio negocio donde podamos servir nuestras propias recetas.

Pero cada experiencia, incluso si es trabajando en un restaurante muy pequeño, es importante, y es una oportunidad de hacer lo que le gusta y de aprender; si es paciente y trabaja constantemente en mejorar, cumplirá todas sus metas.