07 de Mayo, 2018

10 utensilios básicos para las parrilladas

Así como un pintor necesita de sus pinceles, los amantes de las brasas necesitan de sus utensilios básicos para que la experiencia de asar no se torne en un experimento improvisado.

No se trata de invertir grandes cantidades de dinero en costosos utensilios: la clave está en familiarizarse con los instrumentos.

Les compartimos los 10 accesorios que consideramos indispensables para la parrilla:

PINZAS: permiten tener buen control sobre la comida. Lo ideal es que tengan entre 16 y 18 pulgadas, de manera que agarren con igual eficiencia trozos grandes como pequeños. Un buen par de pinzas son grandes aliadas para asar, por ejemplo, zanahorias miniaturas y ejotes. Elige pinzas de acero inoxidable, livianas, cómodas de apretar y con un borde que agarre, pero no corte.

ESPÁTULA: una buena espátula se desliza fácilmente debajo de los alimentos para levantarlos y girarlos. Debe tener un mango largo y una hoja ancha porque a veces la comida se pega y necesitará levantarla sin rasgarla.

BROCHA: aquí la importancia está en comprar una brocha de cerdas naturales. Mangos largos, ergonómicos y cerdas de silicona son aspectos que funcionan mejor o peor dependiendo del espesor de la salsa que se vaya a utilizar.

CEPILLO: Es la herramienta predilecta de la limpieza. Los ideales son los que vienen en forma de espiral, pues llegan a la parte trasera y las esquinas de cada parrilla. Básico es también que sean seguros para todo tipo de rejillas, incluso las de porcelana y cerámica.

TRINCHES O TENEDORES DE DOS O TRES DIENTES: Diseñado para atravesar la comida, sin desgarrarla. Es importante que sea de mango largo y estructura firme para el momento de retirar los alimentos ya asados de la parrilla. Se debe evitar pinchar la carne mientras se asa, para que no pierda sus jugos. Para voltear las piezas utiliza las pinzas o la espátula.

CUCHILLO: Bien afilado y listo para lo que se requiera. Corta carne, cortar vegetales u otros. Acá también es importante tener una chaira, antes de cada uso del cuchillo lo ideal es
pasarlo por la chaira.

TERMÓMETRO: enfóquese en conseguir uno que sea rápido, preciso y a prueba del calor. Resultan efectivos los modelos a prueba de agua, livianos.

TABLA DE PICAR: ya sean de madera, como de material sintético, es indispensable contar con una de buen tamaño para colocar las piezas que se desean cortar. Una tabla ideal debería tener unos 20 cm. por 40 cm. o mayor.

DELANTAL: debe ser de material grueso para protegerse de salpicaduras. Evite usar de plástico ya que son poco resistentes al calor. También están los delantales con espacios para colocar las herramientas para el asador. Este es perfecto para los que no tienen mucho espacio en su área de asador, de esta manera pueden traer consigo sus utensilios.

TAZONES Y BANDEJAS: de vidrio, cerámica o metálicas y varias medidas serán útiles no sólo para marinar las carne sino también para tener los alimentos a mano y organizados incluso para retirarlos una vez asados.